Hoy vamos a ver otro grupo de consejos que pueden ayudarnos con este periodo de confinamiento (también cuando pase todo). Te sigo proponiendo una serie de consejos que espero que te sean útiles. Si te perdiste la entrega nº1 de “Cómo sobrevivir a la cuarentena en pareja, puedes consultarlos aquí

  1. Actividades “en pareja”

En el día a día ya sabemos la importancia de compartir momentos en pareja, pues esa importancia aumenta ahora, ya que podemos confundir estar en el mismo espacio, nuestra casa, con compartir tiempo en pareja.

Antes que nada, te pido que reflexiones en qué momentos compartíais antes de esta situación, y pienses en cómo se pueden transformar esos momentos para adaptarse a estas circunstancias.

Hay 3 elementos fundamentales en estos momentos que fortalecerán el sentimiento de equipo:

  • Contacto, sí, tocarnos es muy importante en el establecimiento y fortalecimiento de vínculos, puede ser un abrazo, un beso, una caricia…
  • Sonrisa: sonreirnos, una mirada con amor, es otro tipo de contacto, a que es maravilloso ver que mi pareja me está observando mientras sonríe.
  • Realidad: hacerlo todo desde el aquí y el ahora, sin olvidarme de como me siento, para poder acercarme a mi pareja sin expectativas falsas, sin miedos, sin enfados… 
  1. Sexualidad

La necesidad de placer y de contacto, en estos momentos se puede alterar por el estrés que genera la situación, por eso es importante pararnos y dar espacio a las siguientes cuestiones:

  • Examina tu deseo: tengo necesidad de contacto, si fantaseo con el placer de ese contacto que energía se mueve.
  • Fantasear, buscar y compartir elementos que sabemos que nos aumentan el deseo.
  • Tomar una actitud proactiva, no esperar a que la otra persona asuma el papel de activar mi deseo, es importante que yo misma asuma mi deseo y me genere situaciones que me ayuden a ponerme en marcha.
  • Contactos físicos no demandantes y sin expectativas, serán la puerta de entrada a que el deseo se active.
  1. Cuida las expectativas de productividad

Las expectativas pueden ser un gran enemigo en estas circunstancias, creemos que tenemos muchísimo tiempo y que por fin vamos a poder hacer todo lo que teníamos pendiente, pero la realidad es que el tiempo en estas circunstancias no funciona igual que el tiempo en otras circunstancias.

Así, es importante que paremos a observar cómo nos exigimos hacer, porque vivimos en un mundo exigente, en un mundo que exige el hacer, la productividad.

Y es importante que podamos cuestionarnos este imperativo de productividad, y observar qué es producir, poner la vida y los cuidados en el centro, y entender que la productividad no tiene que ser hacer, sino el estar.

No intentes hacerlo todo, de todo lo que planeaste hacer al principio, olvídate de hacer de la mitad de las cosas, entiende que hay una diferencia entre lo que deseas hacer y lo que en realidad es viable llevar a cabo, y prioriza los momentos de autocuidado.

  1. Nuevas experiencias

Esta situación no se ha vivido antes, y ha sido tan inesperada que está llena de nuevas experiencias, por supuesto que muchas nos provocan emociones negativas, y simplemente por esas este momento será memorable, lo recordaremos, así que vamos a tratar de poner energías para que también se tiña de situaciones positivas, encontrar lo que me aporta esta situación y tratar de crear situaciones que me aporten, para ello ten en cuenta:

  • Busca el disfrute
  • Respeta el espacio individual
  • Actividades “poco habituales”

Las pautas que he compartido hoy se centran más en la intimidad, y en todo lo que puede ocurrir alrededor de ella. Como he comentado en ocasiones anteriores, todos estos consejos son aplicables a la cuarentena como a nuestro día a día sin confinamiento. 

Aunque en los momentos difíciles que vivimos a nivel mundial, intentar ponerlos en práctica, nos van ayudar a implementar estos hábitos como nuevas rutinas, pero también puede que lleguen para quedarse en nuestras vidas.

¿Qué tal los consejos de hoy? ¿Cuál te ha llamado más la atención?

Recuerda que puedes contactar conmigo a través del mail, o si lo prefieres puedes seguirme en Instagram. En mi perfil voy compartiendo contenido que puede ayudarte. 

¡Mucho ánimo! Y como siempre digo: ¡Más oxitocina necesita el mundo!