Mi cuerpo es mío, entero, con todas sus partes y sus fluidos.

Una antigua reivindicación es esta, antigua sí, porque parece que las mujeres tenemos que estar recordando constantemente que nuestro cuerpo es nuestro.

Lógico, pues llevamos milenios poniendo nuestro cuerpo y nuestros procesos al servicio de…

Mi cuerpo, mis procesos, mis sentires, son MÍOS, y sólo cuando así lo crea en mi interior, sólo cuando lo crea de verdad, en ese momento podré decir esto de “Estoy empoderada”, cada una necesita “Empoderarse” a sí misma.

Porque tú poder está dentro de tí, y eres la única que puede cogerlo.

Y es que en esta semana mundial de la lactancia materna, y con este eslogan, “Empoderémonos” que en principio puede sonar tan bien, a mi me da miedo una cosa, y es que siento la sombra de la sociedad una vez más tratando de vestir de bonito y necesario que cedamos nuestros cuerpos y nuestros procesos de nuevo a las conveniencias de “otros”.

Mis tetas son mías, y la leche que produzco con ellas también, y yo decido, sólo yo, si necesito o mi criatura necesita en algún momento que me saque leche y se la dé, pero sólo lo decido yo, y lo que necesito de la sociedad es que me apoye y facilite que pueda amamantar a mi criatura con mi leche, sí, con esa leche que sale rebosante de mis tetas, con el mayor gusto y tranquilidad posible.

Lo que necesito es que me cuenten que puedo amamantar y que puedo DISFRUTAR de ello, que no hay tiempo, ni nada más que hacer que DISFRUTAR, que la ayude que necesite estará para que yo y mi criatura podamos DISFRUTAR DE NUESTROS ENCUENTROS, porque sólo así podremos ir a disfrutar del resto del mundo rebosantes de oxitocina, rebosantes de amor.

Sí, eso es lo que necesito de las demás personas del mundo que gestionen lo externo para que pueda disfrutar de MIS PROCESOS, en este caso de mi PROCESO LACTANTE.

Mis procesos son míos, míos y sólo míos. Y porqué es tan importante decir esto, porque YO soy dueña y señora de lo mío, de todos mis procesos, y sobretodo de mis PROCESOS SEXUALES.

Pero si estoy hablando de lactancia, a que viene que hable ahora de procesos sexuales, pues porque LA LACTANCIA ES SEXUAL, y se me caerá la boca si hace falta de repetirlo, pero ya está bien, MIS PROCESOS SON MÍOS Y MI SEXUALIDAD ES MÍA.

No es este el momento de dar más explicaciones, sólo diré, la oxitocina es la hormona del amor, la sexual, la que se da en los procesos sexuales, y la que se da en el parto y la lactancia, la sexualidad es lo que me impulsa al encuentro, es el amor, y la lactancia es el encuentro y es el amor, acaso hace falta más explicación o justificación de porqué es un proceso sexual?

Así que dejad ya en paz nuestro DESEO LACTANTE, no me insultes más hablando de cómo tengo que amamantar, y déjame que me relacione con mi criatura como a mi me dé la gana.

MI LECHE ES MÍA y me la saco si quiero, sí lo necesito YO, no para que tú cumplas tú gustazo de sacarte una foto con un biberón.

Hay muchas, muchísimas formas de participar activamente en una crianza, en una familia y en un hogar, y ninguna de ellas pasa por el hecho de que yo suprima MIS DESEOS NI MIS NECESIDADES.

No te lleves a los niños al parque para que yo pueda limpiar y me digas que me saque leche para dormir tranquila,NO, llévatelos para que yo duerma y después mientras amamanto limpia tú, por poner un ejemplo nada más.

MI SEXUALIDAD ES MÍA, mi sexualidad es aquella parte de mí con la que me relaciono con el mundo, es el deseo y el amor que me impulsan a unirme con otros seres humanos, así que recuerda siempre MI CUERPO ES MÍO Y LO USO COMO A MI ME DÉ EL GUSTO.

Muchas gracias y felices crianzas.

Más oxitocina necesita el mundo.

Y esta es mi aportanción a la semana mundial de la lactancia materna y su peligroso lema: “Empoderémonos” porque no tengo muy claro a quien va dirigido, y el miedo que me da que las empresas de biberones apoyen los permisos parentales … bueno pocas palabras hacen falta para quien quiere entender.