Un proceso grupal es otro método terapéutico muy enriquecedor, en el que nos beneficiamos del contacto con otras personas con objetivos similares a los nuestros y con los que compartir un espacio de trabajo para conseguirlos.

No es una reunión entre amigos, es un espacio bien definido, con una persona que nos guía y facilita el camino  en el que nos encontramos,  con una periodicidad para un trabajo personal, cada uno el suyo, pero acompañados. En esta compañía hay un beneficio muy grande, sentir que me escuchan, que me apoyan, que están para mi.

Estos grupos se enfocan a diferentes objetivos, crecimiento personal o alguna situación más específica, por ejemplo, momentos vitales similares (ma-pa-ternidad), superar una situación similar (estrés laboral)…

En eventos y en el blog puedes buscar los grupos terapéuticos que estén abiertos en cada momento.